Lógica-mente

Cuando hablo de Lógica me suelo encontrar con un rechazo frontal, incluso a niveles universitarios. Parece que la Lógica es algo abstracto, teórico, de charla de salón y sin conexión con la realidad. Vamos, un rollo sin utilidad a quien nadie interesa.

En otro lugar ya señalé que sin Lógica no vamos a ningún lado. Vivir ignorando a la Lógica sería como intentar orientarse por Moscú con un mapa, sin saber que ese que tienes en las manos es de París. Pues bien, “Moscú” es la Realidad y, el mapa verdadero, la Lógica.

Por eso un tal Bertrand Russell nos comentaba que hay dos tipos de Lógica, la deductiva y la mala. Sin entrar en profundos debates, lo que Russel quería decirnos es que la Lógica es una ciencia, la primera de todas.

Sí, la Lógica es una ciencia. Es esa disciplina previa que estudia las reglas elementales del razonamiento válido. Sin la Lógica, el resto de las ciencias dejarían de poder llamarse ciencias. Cualquiera podría afirmar algo sobre algo, y no habría forma de rebatírselo.

Pues bien, hoy domingo me gustaría exponer las tres “obviedades” o leyes lógicas elementales que quizás no lo son tanto. Los pilares. Si se aplicasen correctamente, más de un autollamado científico social tendría que dejar de llamarse así.

Son tres (o cuatro, pero hoy sólo se exponen las tres clásicas, que estoy muy vago)

1. A = A, o Ley de la Identidad.

Si este blog es aburrido, entonces este blog es aburrido. Si el Depor es el mejor equipo del mundo, entonces el Depor es el mejor equipo del mundo. Si las rosas son amarillas, entonces las rosas son amarillas. ¿Podría ser más simple? No estoy entrando a valorar si el blog es efectivamente aburrido o si las rosas son amarillas (que el Depor es el mejor equipo del mundo es un axioma. Es broma). Sólo que “si lo es, lo es”.

2. No (A y No A): La Ley de No Contradicción.

La ley de No Contradicción es la otra cara de la moneda. Por contradicción se entiende la negación de una propiedad. Con los ejemplos anteriores: si este blog es aburrido, entonces es imposible (negación) que este blog sea no-aburrido. Si las rosas son amarillas, entonces es imposible que las rosas sean no-amarillas. Es decir, no se puede tener una propiedad y no tenerla a la vez. Fácil.

3. A o no A: La Ley del Medio (o Tercero) Excluido.

La más difícil de las tres leyes que tenemos que entender es la tercera. Supongamos que tomamos dos propiedades contradictorias cualesquiera, por ejemplo, aburrido y no aburrido. Todo debe ser aburrido o no aburrido. Por tanto el  número seis es no aburrido, o el blog es aburrido. Parece absurdo: lo único que se afirma es que, dada cualquier pareja de cualidades contradictorias, cualquier cosa es o lo uno o lo otro.

Hasta aquí por hoy.

Lógica-mente por InyectandoRealidad está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Un comentario en “Lógica-mente”

Deja un comentario