Comunicación (y) Política

Pocas días al año tengo tan claro como hoy que nunca me dedicaré a la Política. El hecho de conectar con la Carrera de San Jerónimo me suele producir tal malestar que no suelo aguantar ni 5 minutos con la tele encendida, y como estos días tocaba “tragarme” unos 10 (gajes de la profesión), el resultado es estar aquí escribiendo. Llamémosle autoterapia.

Efectivamente, no me queda otra que hablar a mi estilo de la investidura imposible de Pedro, de otro discurso prefabricado que nuestro presidente en funciones no supo leer, y también de esos dos chicos que vieron cumplido su sueño, hablar desde el Atril del Pueblo. Por ello, antes de todo esto, voy a trasladaros a mi pasado Noviembre. Quiero, en primer lugar, compartir unas reflexiones personales que saqué de una experiencia que tuve este pasado otoño, porque vienen muy pero que muy al caso.

Continuar leyendo “Comunicación (y) Política”