Titiriteros

No era mi intención volver a hablar de Derecho, Ética y Libertad tan pronto, pero este país de comedia no me ha dejado opción.

Las víctimas fueron unos pobres diablos del CNT. Unos artistas de reconocido prestigio y fino humor (léase con bastante sarcasmo) pretendían denunciar la Sociedad actual mediante títeres, y como alguien se sintió ofendido por una pancartita que aparecía por ahí, ergo a prisión se fueron a dormir.

Anarcosindicalistas con pocas luces, valga la redundancia, que no supieron ver en qué berenjenal se estaban metiendo. Incluso hay quien asegura, entiendo en tono de humor (pero nunca se sabe), que deberían dar las gracias porque no se van a pudrir en la cárcel de por vida, dado que producir obras pésimas todavía no es delito en este país.

Finaliza la función. Escándalo. Policía. Juez ¿facha?. Cárcel. Se estaba repitiendo el patrón, pero me faltaba algo para completar la escena.

Ante un ataque de manual del conservadurismo a la libertad de expresión, aún me faltaba que apareciese alguien del socialismo patrio (por ser víctima en este caso) dando lecciones de la misma. Evidentemente, poco tardaron.

No se podría reprochar nada a esta carta de Alberto Garzón…si olvidásemos la Historia, las implicaciones del ideal socialista en lo que a libertad de expresión se refiere, e incluso su propio pasado.

En este sentido podría recurrir a la hemeroteca, pero prefiero y prometo quedarme a la espera de casos futuros, en los que sea el conservadurismo el que ofenda y el socialismo el que vorazmente persiga. Como  que es cuestión de tiempo que estos supuestos defensores de la Libertad se delaten a sí mismos, me limitaré a guardar esta carta como oro en paño. A la espera quedo.

Es la hipocresía de la que ya empecé a hablar hace nada, por lo que no me extenderé mucho más: La Libertad, cuando (te) conviene. Cuando no, se persigue. 

Desde la perspectiva izquierda, pitar el himno, insultar a la Corona, quemar la bandera (de España, claro) u ofender gratuitamente al religioso cristiano, son otros buenos ejemplos de lo que el demócrata socialista entiende, con razón, como la Libertad de expresión. Muchos de estos progresistas, además, se sienten cómodos promoviendo este tipo de conductas.

Supongo que reacción distinta habría si España fuese republicana y alguien quemase una tricolor. No sé, ahora estoy divagando. La perspectiva completa desde la derecha la dejaré para cuando Garzón u otro similar se delate. Mientras tanto, lo que también es cuestión de tiempo es que yo acabe en la cárcel, o eso me dijo hace poco un gran amigo.

Bromeando, creo.

Titiriteros por InyectandoRealidad está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

3 opiniones en “Titiriteros”

Deja un comentario