Feijoo fue el mejor

captura-de-pantalla-2016-09-25-a-las-21-26-58Todo parece indicar que el nieto de Eladia, aquel que en su día se iba en barquito con un (¿posterior?) narcotraficante, volverá a Montepío. Cuatro añitos más para “o señor Feijoo”, quien en las urnas acaba de volver a encontrar la gloria bendita.

A mí no me miren. Fueron ustedes, los demócratas convencidos, quienes pusieron las reglas. Y quienes juegan, claro.

Continuar leyendo “Feijoo fue el mejor”

Sobre ignorantes y elecciones

Una elecciones democráticas es una creencia patética en la sabiduría colectiva, basada en la ignorancia individual. Así se de elocuente y desafiante se pronunciaba a principios del siglo pasado un hombre al que se admira mucho aquí, Henry Louis Mencken, y así volvería a manifestarse el Sabio de Baltimore el próximo 26J cuando los políticos nos llamen a las urnas cual pastores, y cual borregos obedecientes muchos acudan a ellas.

Continuar leyendo “Sobre ignorantes y elecciones”

Cayo, o el dictador que buscaba Arrow

Haya paz, que este no será otro post sobre la izquierda española. Esta vez fue Cayo diciendo que les votemos con la nariz tapada, pero ayer fue Mariano apelando al voto útil, y mañana supongo que será Pedro quien rogará que le votemos excusándose en alguna tontería similar. La cuestión de hoy (críticas a la Democracia, vol.II) es, digámoslo así, apartidista.

Qué tendrá este sistema que tantas alabanzas se lleva, me volví a preguntar hoy por enésima vez, cuando hasta un político de profesión nos reconoce de forma tan descarada uno de los problemas intrínsecos de la Democracia. “Alberto, me va a costar votar”. Pero vote, buen hombre, ante todo usted vótenos con la nariz tapada. El tema se las trae.

Continuar leyendo “Cayo, o el dictador que buscaba Arrow”

Otro día sin Gobierno, o la falacia del Nirvana

Captura de pantalla 2016-04-30 a las 19.56.24Parece haber un claro consenso entre los economistas de profesión sobre los efectos que la incertidumbre política produce en la Economía de un país democrático como el que es España. Se nos intenta advertir sobre los supuestos costes económicos derivados de estar sin un gobierno estable. El argumento es harto conocido. Pagaremos caro nuestra anarquía. Pero yo, un humilde servidor al que le gustan los razonamientos, no lo tengo tan claro ¿alguien quiere apostar?

Continuar leyendo “Otro día sin Gobierno, o la falacia del Nirvana”